Su centro para una mejor salud

El sitio para las noticias sobre una vida saludable

Control y evaluación del desarrollo

Al colaborar, usted y el profesional de la salud pueden darle seguimiento al crecimiento y desarrollo de su hijo. En cada visita del niño sano, el médico observa al niño para determinar si hay retrasos o problemas del desarrollo y conversa con usted sobre cualquier inquietud que usted pudiera tener. A esto se le llama control del desarrollo (o supervisión). A todo problema que se detecte durante el control del desarrollo debe dársele seguimiento mediante la evaluación del desarrollo.

Los niños con necesidades especiales de atención de la salud deberán tener un control y una evaluación del desarrollo igual a los que se realizan a los niños que no tienen necesidades especiales. El controlar el desarrollo saludable significa prestar atención no sólo a los síntomas relacionados con los posibles padecimientos del niño, sino que también a su bienestar físico, mental, social y emocional.

Evaluación del desarrollo

Las visitas del niño sano permiten a los médicos y al personal de enfermería mantenerse en contacto regular con los niños para dar seguimiento —o controlar— la salud y el desarrollo de su niño mediante evaluaciones del desarrollo periódicas. La evaluación del desarrollo se hace mediante una breve prueba para determinar si el niño está aprendiendo las habilidades básicas a su debido tiempo o si hay retrasos. Otros profesionales en entornos de atención de la salud, en la comunidad o en la escuela también pueden realizar la evaluación del desarrollo.

El médico podría hacerle algunas preguntas al niño o hablar y jugar con él durante el examen para ver cómo juega, aprende, habla, se comporta y se mueve. Un retraso en cualquiera de estas áreas podría ser una señal de que hay un problema.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que durante las visitas médicas del niño sano regulares se evalúe a todos los niños para detectar retrasos y discapacidades a los:

  • 9 meses
  • 18 meses
  • 24 o 30 meses

Si un niño corre peligro de tener problemas del desarrollo debido a nacimiento prematuro, bajo peso al nacer u otras razones, podría ser necesario realizar evaluaciones adicionales.

Si el médico de su hijo no hace la evaluación del desarrollo rutinariamente, usted puede solicitarle que la haga.

Por qué es importante

A muchos niños con retrasos del desarrollo no se les identifica tan temprano como hubiera sido posible. Como consecuencia, estos niños deben esperar a obtener la ayuda que necesitan para desempeñarse bien en entornos sociales y educativos (por ejemplo, en la escuela).

En Estados Unidos, alrededor del 13% de los niños de 3 a 17 años de edad tienen una discapacidad del desarrollo o conductual. Además, gran cantidad de niños tienen retrasos en el lenguaje u otras áreas que pueden afectar su capacidad para estar listos para ir a la escuela. Sin embargo, a muchos niños con discapacidades del desarrollo no se les identifica esto antes de los 10 años de edad, y para ese entonces ya podrían haber ocurrido retrasos significativos y podrían haberse perdido las oportunidades para dar el tratamiento adecuado.

Servicios de intervención temprana

La investigación muestra que los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar en gran medida el desarrollo de los pequeños. Los servicios de intervención temprana ayudan a los niños desde el nacimiento hasta los 3 años de edad (36 meses) a aprender habilidades importantes. Los servicios incluyen terapia para ayudar al niño a hablar, caminar e interactuar con otras personas.

La Ley de Educación para Personas con Discapacidades (Individuals with Disabilities Education Act; IDEA) establece que los niños menores de 3 años de edad (36 meses) que estén en peligro de tener retraso del desarrollo podrían ser elegibles para obtener servicios de tratamiento de intervención temprana incluso si no se les ha diagnosticado esto formalmente. Estos servicios se proporcionan mediante un sistema de intervención temprana en cada estado.

Además, el tratamiento para síntomas en particular, como terapia del habla para retrasos del lenguaje, a menudo no requiere un diagnóstico formal. A pesar de que la intervención temprana es extremadamente importante, la intervención puede ser útil a cualquier edad.

 

Referencias de: Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (The Centers For Disease Control and Prevention; CDC)