Coronavirus Guía

La enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19) es una enfermedad emergente.  Muchos detalles sobre esta enfermedad aún se desconocen, tales como las opciones de tratamiento, cómo actúa el virus y el efecto total de la enfermedad.  La nueva información, que se obtiene diariamente, aportará más datos para la evaluación de los riesgos, las opciones de tratamiento y las medidas a seguir.  Confiamos siempre en nuestros socios proveedores para proteger la salud de nuestros afiliados, y deseamos que conozcan las herramientas disponibles para ayudarles a identificar el virus y cuidar de sus pacientes en este momento de gran preocupación.

Guía

  • Conocer los signos de advertencia del COVID-19. Los pacientes con COVID-19 han reportado síntomas respiratorios de leves a graves. Los síntomas incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar. Otros síntomas incluyen fatiga, producción de esputo y dolores musculares.  Algunos individuos también han presentado síntomas gastrointestinales, como diarrea y náuseas, antes de desarrollar síntomas respiratorios.  
  • Sin embargo, hay que tener en cuenta que los individuos infectados pueden ser contagiosos antes de que aparezcan los síntomas. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición.
  • Dar instrucciones a los pacientes sintomáticos para que usen una mascarilla quirúrgica o de aislamiento y colocarlos rápidamente en una habitación privada con la puerta cerrada.
  • El personal de atención médica que atienda a pacientes debe seguir las precauciones de contacto, las precauciones de transmisión aérea usando la mascarilla N95 y usar protección de los ojos y otros equipos de protección personal.
  • Consultar los criterios del CDC para un paciente que está siendo investigado por COVID-19.  Informar a los departamentos de salud locales y/o estatales en caso de que un paciente esté siendo investigado por COVID-19.  Mantener un registro de todo el personal de atención médica que atienda a un paciente que está siendo investigado.
  • Vigilar y tratar al personal de atención médica enfermo y expuesto.
  • Diagnosticar y tratar de forma segura a los pacientes con enfermedades respiratorias, inclusive con COVID-19.  Considerar alternativas al diagnóstico y visitas en persona en la medida de lo posible, y tratar los casos de enfermos leves de COVID-19 en casa, si es posible.  

Medidas a seguir

  1. Estar atento a los pacientes que cumplan con los criterios de personas bajo investigación y saber cómo coordinar los análisis de laboratorio.
  2. Revisar las políticas de prevención y control de infecciones y las recomendaciones del CDC  para los centros de atención médica para el COVID-19.
  3. Saber cómo informar de un posible caso o exposición de COVID-19, a los dirigentes del control de infecciones de los centros y funcionarios de salud pública.  Comunicarse con su departamento de salud local y/o estatal para informar a los funcionarios de salud necesarios en caso de una persona bajo investigación por COVID-19.
  4. Consultar con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y con la Organización Mundial de la Salud para las recomendaciones más actualizadas sobre el COVID-19, incluso los signos y síntomas, análisis de diagnóstico e información sobre el tratamiento.
  5. Familiarizarse con el alcance de los análisis disponibles y las recomendaciones de la FDA.  

Esta guía se creó en respuesta a la actual pandemia del COVID-19 y puede ser retirada en una fecha futura.

Cómo Hablar Con Sus Pacientes Sobre la Vacuna Contra el COVID-19: Cómo Comunicar e Informar de una Manera Positiva

A medida que se aprueben y distribuyan las vacunas contra el COVID-19, los proveedores serán una parte clave en su adopción y administración al público estadounidense. Los pacientes recurren a los profesionales de atención a la salud para que les dirijan y animen su confianzaen cuestiones médicas y aunque muchas cosas se desconocen, usted puede empezar a desarrollar ahora la base para cuando las vacunas estén disponibles. Porque somos sus socios en la atención médica, queremos compartir algunos consejos para establecer efectivamente las expectativas y responder a las preguntas de sus pacientes.

Empiece a hablar sobre la vacuna contra el COVID-19 lo antes posible

Incluso antes de que pueda ofrecer las vacunas contra el COVID-19, considere incluir el tema en sus conversaciones con los pacientes. Esto le dará la oportunidad de establecer las expectativas sobre la disponibilidad de la vacuna, inclusive si/cuando recomendaría que se vacunasen y conocer las preocupaciones que pudiesen tener sobre la misma.

Entable conversaciones efectivas sobre la vacuna contra el COVID-19

Una interacción efectiva puede tener lugar durante una visita a la consulta en persona, a través de mensajes en el portal de los pacientes o durante una cita de telemedicina. Los pacientes confían en que sus proveedores les guíen en sus decisiones de atención médica y una recomendación firme de su médico es la parte más importante de la conversación.

Empiece mostrando empatía y comprensión.

  • Reconozca la disrupción que COVID-19 ha causado en todas nuestras vidas.
  • Proporcione la oportunidad de reconocer las preocupaciones más frecuentes que se pueden abordar con una vacuna.

Asuma que los pacientes querrán vacunarse pero puede que no sepan cuándo lo pueden hacer.

  • Considere proporcionar la siguiente información general a los pacientes sobre la  cronología de las vacunas contra el COVID-19:
    • Puede que dosis limitadas de la vacuna contra el COVID-19 estén disponibles en 2020.
    • Se anticipa que el suministro de vacuna aumentará sustancialmente en 2021.
    • El objetivo es que todas las personas puedan vacunarse contra el COVID-19 con facilidad tan pronto como haya grandes cantidades disponibles. Sin embargo, no todo el mundo podrá vacunarse inmediatamente.
  • Anime a que sus pacientes sigan tomando los pasos necesarios para protegerse contra el COVID-19 y dígales cómo piensa compartir las actualizaciones sobre la disponibilidad de la vacuna.

De una recomendación firme.

  • Dígales a sus pacientes si piensa recomendarles la vacuna contra el COVID-19.
  • Comparta la importancia de las vacunas contra el COVID-19 para proteger la salud de sus pacientes así como también la de aquellos que le rodean.
  • Hable con ellos sobre sus planes personales para conseguir una vacuna contra el COVID-19.
  • Asegure a sus pacientes de que la vacuna es segura.

Escuche y responda sus preguntas.

  • Si un paciente tiene preocupaciones o preguntas, esto no significa que no aceptará vacunarse contra el COVID-19. A veces los pacientes quieren que usted responda sus preguntas.
  • Su disposición para escuchar sus preocupaciones jugará un papel importante en desarrollar la confianza de los pacientes en usted y en su recomendación. Deje claro que entiende que tengan preguntas y que usted desea contestarlas, para que decidan con confianza vacunarse. 
  • Intente entender las preocupaciones del paciente/cuidador y proporcione la información que necesiten de manera que la entiendan (vea las Preguntas y Respuestas que se incluyen más abajo).

Mantenga abierta las vías de comunicación.

  • Después de contestar sus preguntas, hágales saber a los pacientes que está dispuesto a continuar la conversación y a contestar cualquier pregunta adicional que puedan tener.
  • Anime a los pacientes a que tomen al menos una de las siguientes decisiones:
    • Programar otra cita.
    • Leer la información adicional que les proporcione sobre la vacuna contra el COVID-19.
    • Animar a otros a que se vacunen contra el COVID-19 cuando esté disponible.
  • Continúe recordándoles a los pacientes la importancia de vacunarse contra el COVID-19 durante visitas futuras de rutina.

Cómo contestar las preguntas de los pacientes sobre la vacuna

Sus pacientes seguramente tendrán muchas preguntas sobre la vacuna, y dado que usted es su proveedor de atención médica, esperarán que usted les de las respuestas. 

Las farmacias son generalmente las ubicaciones más convenientes para la mayoría de las personas y además tienen una gran experiencia vacunando. Aunque muchos proveedores anticipan que tendrán la vacuna en su consulta más adelante, por ahora recomendamos que los pacientes vayan a su farmacia local. El sitio web www.vaccinefinder.org les puede ayudar a localizar la ubicación más cercana que tiene la vacuna en su inventario actual.

Inicialmente, habrá un número limitado de vacunas disponible.  Debido a que hay un suministro limitado, se recomienda que algunos grupos se vacunen primero:

  • La fase 1A incluirá los residentes y empleados de residencias de la tercera edad y centros de atención a largo plazo.  Se recomienda que se vacunen primero porque se considera que son muy vulnerables.  Los centros de atención a largo plazo constituyen un alto porcentaje de las muertes causadas por COVID-19 (40%).
  • Los gobiernos federales y estatales están desarrollando fases adicionales.  Incluirán los servicios de primeras respuestas, trabajadores esenciales, adultos mayores y aquellas personas que tengan un mayor riesgo de contraer el virus o de enfermar más gravemente cuando enferman con el virus.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)
revisa cuidadosamente todos los datos de seguridad de los estudios clínicos. Solo autoriza el uso de una vacuna de emergencia cuando los beneficios esperados de la vacuna sobrepasan sus posibles riesgos.

  • La Junta asesora de las Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) revisa todos los datos de seguridad antes de recomendar el uso de una vacuna
    contra el COVID-19.
  • La FDA y el CDC continuarán monitorizando la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 para asegurar que se identifican incluso aquellos efectos secundarios poco comunes.

Explique los posibles riesgos graves que la infección de COVID-19 puede generarles a ellos y a sus seres querido si se enferman o transmiten la enfermedad a otros.

  • Recuérdeles los posibles problemas de salud a largo plazo que se pueden presentar después
    de la recuperación de la enfermedad de COVID-19, especialmente para aquellos que tienen enfermedades crónicas, son más mayores o tienen un sistema inmunitario comprometido.
  • Explique que los científicos todavía tienen mucho que aprender sobre el virus que causa COVID-19. Y no se sabe si el enfermar con COVID-19 les va a proteger contra la enfermedad más tarde, o, si lo hace, cuánto tiempo dura la protección. Por
    consiguiente el vacunarse es una opción más segura.
  • Algunas vacunas son más efectivas que la enfermedad natural; no está claro si la enfermedad natural o la vacuna proporcionará una inmunidad más efectiva en este caso.
  • Información preliminar indica que la vacuna contra el COVID-19 puede reducir la gravedad de la enfermedad, así como la incidencia de la enfermedad. A medida que obtengamos más información sobre la eficacia de la vacuna, también obtendremos más información sobre la posible protección a largo plazo que puede proporcionar.
  • Describa cómo se probó la vacuna en estudios clínicos amplios y lo que se conoce actualmente sobre su seguridad y efectividad.
  • Deje claro que la vacuna no es una solución perfecta. Los pacientes tienen que seguir practicando otras precauciones como llevar una mascarilla, practicar distanciamiento social, lavarse las manos y otras medidas de higiene hasta que los oficiales de salud pública digan lo contrario.
Las dos vacunas son necesarias para proporcionar la mejor protección posible contra el COVID-19.
  • La primera vacuna prepara el sistema inmunitario y ayuda a reconocer el virus. La segunda vacuna fortalece la respuesta inmunitaria.
  • Las dos dosis se administran con unas semanas de separación (por ej. 21 o 28 días dependiendo del tipo de vacuna). Explique las opciones de dosificación disponibles en su consulta y aconseje al paciente que, antes de salir de la consulta, puede programar una cita para recibir la segunda dosis.
  • Proporcione a los afiliados una tarjeta donde anotar la vacuna para asegurarse que saben cuándo han recibido la primera vacuna, qué tipo de vacuna han recibido y cuándo tienen que volver para recibir la segunda vacuna.
  • Diríjales al plan médico de su seguro para programar el transporte que no es de emergencia, si corresponde.

Proporcione una lista de los efectos secundarios más
frecuentes de la vacuna y de su gravedad (por ej. fiebre, dolor de cabeza, dolores corporales, síntomas de resfriado). Ponga énfasis en que la fiebre podría ser uno de los posibles efectos secundarios y explique cuándo deberían buscar atención médica.

  • Los síntomas normalmente desaparecerán por si solos al cabo de una semana. Dígales cuándo deben buscar atención médica si los síntomas no desaparecen.
  • Explíqueles que la vacuna no les puede causar COVID-19 dado que la vacuna no contiene un coronavirus vivo.
  • Explique que los efectos secundarios son un signo de que el sistema inmunitario está trabajando eficazmente.

¡No! La vacuna no les costará nada a los pacientes. No tendrán que pagar por ninguna de las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19.

Además, CMS también ha publicado un conjunto de herramientas para ayudar a los proveedores a prepararse para una rápida administración de la vacuna cuando esté disponible. Si tiene más preguntas sobre esta vacuna inminente o sobre los servicios relacionados con COVID-19 de Ambetter que Ambetter of Tennessee cubre, póngase en contacto con Servicios para los proveedores llamando al 1-833-709-4735.